Historia de Cortijo y Almazara - Cortijo la Torre AOVE Premium Picual
 

Historia de Cortijo y Almazara

 

1371 - Torre de Doña Mencía


El origen de nuestro cortijo viene dado por el lugar en el que hoy se alza, y que es el mismo donde estuvo la aldea denominada TORRE DE DOÑA MENCÍA allá por 1371. Poco se sabe de esta etapa y no hay más registros contrastables de lo que allá ocurriese o de las vicisitudes de los años.

No es hasta Noviembre de 1862, cuando el Cortijo encuentra su hueco en los registros históricos, que han sido desempolvados y devueltos a la vida de la mano de la catedrática en historia Trinidad Ortuzar Castañer, que nos descubre la excepcional vida de su primer dueño y constructor: D. Francisco Serrano y Domínguez. Es en este año de 1862, cuando las tierras donde se alza el Cortijo le son concedidas por la reina Isabel II a Serrano, así como el título de Duque, que es residenciado en el cortijo que nos ocupa, dando lugar al Ducado de La Torre.


 

1862 - El General Serrano o Duque de la Torre


Francisco Serrano y Domínguez, duque de la Torre, o como es más bien conocido en los anales de la historia, el “General Serrano”, es una de las figuras más célebres en la historia de la España del siglo XIX. Ocupó un sinfín de cargos, que fueron desde regente del reino durante tiempos de Isabel II hasta presidente del Consejo de Ministros y último presidente del Poder Ejecutivo de la Primera República Española.

El General Serrano es nombrado duque de la Torre por la reina Isabel II tras una intachable trayectoria militar y política, y adquiere entonces el ducado de la torre, en el que se encuentra el cortijo al que le da nombre. Es bien sabido que pasó largas temporadas aquí, dónde se retiraba para huir de la bulliciosa capital del Reino, y donde pasaba los días escuchando el sonido de las aves, hablando con los agricultores que trabajaban la tierra y participando en las lujosas cacerías de la zona a las que invitaba a ilustres y famosos de la época.

En el salón principal del Cortijo se celebró algún que otro Consejo de Ministros y entre los cotilleos de la época, circulaba el rumor de que la reina Isabel II acudió como invitada en más de una ocasión, con fines ajenos a la política...

Historia de Cortijo y Almazara

1371 - Torre de Doña Mencía


El origen de nuestro cortijo viene dado por el lugar en el que hoy se alza, y que es el mismo donde estuvo la aldea denominada TORRE DE DOÑA MENCÍA allá por 1371. Poco se sabe de esta etapa y no hay más registros contrastables de lo que allá ocurriese o de las vicisitudes de los años.

No es hasta Noviembre de 1862, cuando el Cortijo encuentra su hueco en los registros históricos, que han sido desempolvados y devueltos a la vida de la mano de la catedrática en historia Trinidad Ortuzar Castañer, que nos descubre la excepcional vida de su primer dueño y constructor: D. Francisco Serrano y Domínguez. Es en este año de 1862, cuando las tierras donde se alza el Cortijo le son concedidas por la reina Isabel II a Serrano, así como el título de Duque, que es residenciado en el cortijo que nos ocupa, dando lugar al Ducado de La Torre.


1862 - El General Serrano o Duque de la Torre


Francisco Serrano y Domínguez, duque de la Torre, o como es más bien conocido en los anales de la historia, el “General Serrano”, es una de las figuras más célebres en la historia de la España del siglo XIX. Ocupó un sinfín de cargos, que fueron desde regente del reino durante tiempos de Isabel II hasta presidente del Consejo de Ministros y último presidente del Poder Ejecutivo de la Primera República Española.

El General Serrano es nombrado duque de la Torre por la reina Isabel II tras una intachable trayectoria militar y política, y adquiere entonces el ducado de la torre, en el que se encuentra el cortijo al que le da nombre. Es bien sabido que pasó largas temporadas aquí, dónde se retiraba para huir de la bulliciosa capital del Reino, y donde pasaba los días escuchando el sonido de las aves, hablando con los agricultores que trabajaban la tierra y participando en las lujosas cacerías de la zona a las que invitaba a ilustres y famosos de la época.

En el salón principal del Cortijo se celebró algún que otro Consejo de Ministros y entre los cotilleos de la época, circulaba el rumor de que la reina Isabel II acudió como invitada en más de una ocasión, con fines ajenos a la política...

1888 - Molino de San Isidro


La Historia de nuestra almazara se remonta a 1888, año en el que fue edificada en el corazón de un mar de olivos bajo el ducado de la Torre. Desde este año la historia del Cortijo transcurre paralela a la de mi familia hasta que sus caminos acaban por cruzarse a finales del siglo XX. Es en el año 1982, en la remodelación de la Almazara, cuando aparece una placa que nos permite fechar sus inicios: “Molino de San Isidro 1888”.

Siguiendo las reglas del patriarcado de la época, el Cortijo y sus tierras fueron heredados por el hijo mayor del General, el cual vendió las posesiones que había heredado de su padre para hacer frente a las deudas que contrajo por culpa del Juego y las Apuestas.


Historia de la Familia

 

1898 - Origen de nuestra familia como Maestros de Almazara

La historia de mi familia tiene unos orígenes bien alejados de los duques y reyes que moraron en el Cortijo durante el siglo XIX. La familia Bueno es una familia de clase humilde y trabajadora que comienza su historia de maestros almazareros en el año 1898, cuando el hambre imperaba en las calles de España.

Juan Bueno Garrido se gana la vida como el resto de españoles de la época trabajando de sol a sombra en un país que se resquebraja, mientras su mujer se encarga de la casa y 5 hijos, como era habitual en la época. Quiso el azar que ocupara el oficio de maestro de almazara, labor que llevó a cabo con gran tesón baja el sol abrasador de la campiña jiennense, y que transmitiría a su hijo Manuel, mi bisabuelo, al que le tocó vivir la peor parte de la historia de nuestro país en los últimos siglos.

1888 - Molino de San Isidro


La Historia de nuestra almazara se remonta a 1888, año en el que fue edificada en el corazón de un mar de olivos bajo el ducado de la Torre. Desde este año la historia del Cortijo transcurre paralela a la de mi familia hasta que sus caminos acaban por cruzarse a finales del siglo XX. Es en el año 1982, en la remodelación de la Almazara, cuando aparece una placa que nos permite fechar sus inicios: “Molino de San Isidro 1888”.

Siguiendo las reglas del patriarcado de la época, el Cortijo y sus tierras fueron heredados por el hijo mayor del General, el cual vendió las posesiones que había heredado de su padre para hacer frente a las deudas que contrajo por culpa del Juego y las Apuestas.


Historia de la Familia


1898 - Origen de nuestra familia como Maestros de Almazara

La historia de mi familia tiene unos orígenes bien alejados de los duques y reyes que moraron en el Cortijo durante el siglo XIX. La familia Bueno es una familia de clase humilde y trabajadora que comienza su historia de maestros almazareros en el año 1898, cuando el hambre imperaba en las calles de España.

Juan Bueno Garrido se gana la vida como el resto de españoles de la época trabajando de sol a sombra en un país que se resquebraja, mientras su mujer se encarga de la casa y 5 hijos, como era habitual en la época. Quiso el azar que ocupara el oficio de maestro de almazara, labor que llevó a cabo con gran tesón baja el sol abrasador de la campiña jiennense, y que transmitiría a su hijo Manuel, mi bisabuelo, al que le tocó vivir la peor parte de la historia de nuestro país en los últimos siglos.

 

1934-3ª Generación de Maestros de Almazara

Es en la tercera generación familiar de maestros, allá por 1950, cuando un jovencísimo Juan Bueno de 16 años, que ya trabaja en la almazara, toma la determinación de cambiar su situación, apostar por el desarrollo de su pueblo y por la prosperidad de sus gentes.

Aquí comienza la historia empresarial de mi abuelo, un avispado muchacho de mentalidad emprendedora, que invirtió todos sus ahorros (10.000 de las antiguas pesetas) para hacerse con una moto MV de segunda mano, que le permitiera desplazarse para buscar trabajo en las proximidades. Y así fue como pasó de maestro de almazara y peón de albañilería, oficios que había aprendido de su padre Manuel, a gran empresario del mundo de la construcción, gracias al cual consiguió dar empleo de calidad a la mayor parte de las familias de su amado pueblo, Escañuela, y de otros tantos como Arjona, Porcuna, Villardompardo y demás pueblos limítrofes, todos situados en la campiña de Jaén.


1976 - Cortijo de la Torre de Juan Bueno

En el año 1976, fruto de los buenos éxitos empresariales y con la intención de cumplir su sueño almazarero, Juan se hizo con el Cortijo de la Torre y su Almazara, que compró al Marqués de Albaida, que a su vez lo había adquirido del hijo mayor del General Serrano. El Cortijo es reformado y aparecen multitud de enseres y aperos de la época. Cortijo la Torre vuelve a respirar vida después de años de silencio y comienza a tomar la apariencia actual. El ecosistema funciona y la vida en el campo es espléndida.


1990 - Expansión y llegada de la 4ª Generación

Caballos, ovejas, cerdos, gallinas y gallos, perros y gatos y un sinfín de animales naturales de la campiña jiennense llenan de alegría los recuerdos de mi infancia. El Cortijo respira a pleno pulmón y rebosa de vida. Los temporeros y sus hijos e hijas vienen a pasar con nosotros 3 meses al año y comparten juegos y travesuras con los pequeños de la casa.

Maria Antonia, Juana y Juanma entran en el negocio familiar y comienzan su aventura en el mundo del AOVE.


2004 - El origen del AOVE cosecha temprana

La familia Bueno, ya con la 4ª generación aprendiendo el arte de elaborar aceite de oliva de gran calidad se prepara para su punto de inflexión. Y es que, fruto del buen hacer y la apuesta por la innovación, se decidió cambiar completamente el concepto de elaboración y revolucionar el sector del olivar.

El oro verde que salía de nuestras instalaciones fue bautizado con el nombre “Cortijo la Torre” y, desde 2007, conquistó los paladares más exigentes del mundo del aceite de oliva a nivel internacional.


2020 - La 5ª Generación se incorpora

Premios, premios y más premios. Habiendo conseguido más de 100 para nuestro AOVE y tras un largo camino recorrido, es el turno de nuestra generación de seguir apostando por la excelencia en la elaboración del zumo de aceituna. María, Laura y un servidor queremos que el mundo se haga eco del maravilloso legado que nuestra familia nos deja. Nuestra meta es poner en valor lo que nuestra familia ha conseguido a lo largo de toda su historia gracias a su esfuerzo, trabajo y perseverancia.

Nos caracterizamos por un amor/respeto inmenso a la tierra y la naturaleza. Nos motiva la sostenibilidad en lo que hacemos y perseguimos eliminar por completo nuestra huella hídrica y de Carbono. Actualmente trabajamos en un proyecto para incrementar la biodiversidad en nuestros campos, hogar de numerosísimas especies. Lo que me lleva a nuestra razón de ser:


"En Cortijo la Torre encontrarás la armonía entre el deleite para tus sentidos y la sostenibilidad de nuestro olivar, donde el ser humano y la naturaleza trabajan juntos para ofrecerte el mejor aceite de oliva virgen extra del mundo."

1976 - Cortijo de la Torre de Juan Bueno

En el año 1976, fruto de los buenos éxitos empresariales y con la intención de cumplir su sueño almazarero, Juan se hizo con el Cortijo de la Torre y su Almazara, que compró al Marqués de Albaida, que a su vez lo había adquirido del hijo mayor del General Serrano. El Cortijo es reformado y aparecen multitud de enseres y aperos de la época. Cortijo la Torre vuelve a respirar vida después de años de silencio y comienza a tomar la apariencia actual. El ecosistema funciona y la vida en el campo es espléndida.

1990 - Expansión y llegada de la 4ª Generación

Caballos, ovejas, cerdos, gallinas y gallos, perros y gatos y un sinfín de animales naturales de la campiña jiennense llenan de alegría los recuerdos de mi infancia. El Cortijo respira a pleno pulmón y rebosa de vida. Los temporeros y sus hijos e hijas vienen a pasar con nosotros 3 meses al año y comparten juegos y travesuras con los pequeños de la casa.

Maria Antonia, Juana y Juanma entran en el negocio familiar y comienzan su aventura en el mundo del AOVE.

2004 - El origen del AOVE cosecha temprana

La familia Bueno, ya con la 4ª generación aprendiendo el arte de elaborar aceite de oliva de gran calidad se prepara para su punto de inflexión. Y es que, fruto del buen hacer y la apuesta por la innovación, se decidió cambiar completamente el concepto de elaboración y revolucionar el sector del olivar.

El oro verde que salía de nuestras instalaciones fue bautizado con el nombre “Cortijo la Torre” y, desde 2007, conquistó los paladares más exigentes del mundo del aceite de oliva a nivel internacional.

2020 - La 5ª Generación se incorpora

Premios, premios y más premios. Habiendo conseguido más de 100 para nuestro AOVE y tras un largo camino recorrido, es el turno de nuestra generación de seguir apostando por la excelencia en la elaboración del zumo de aceituna. María, Laura y un servidor queremos que el mundo se haga eco del maravilloso legado que nuestra familia nos deja. Nuestra meta es poner en valor lo que nuestra familia ha conseguido a lo largo de toda su historia gracias a su esfuerzo, trabajo y perseverancia.

Nos caracterizamos por un amor/respeto inmenso a la tierra y la naturaleza. Nos motiva la sostenibilidad en lo que hacemos y perseguimos eliminar por completo nuestra huella hídrica y de Carbono. Actualmente trabajamos en un proyecto para incrementar la biodiversidad en nuestros campos, hogar de numerosísimas especies. Lo que me lleva a nuestra razón de ser:


"En Cortijo la Torre encontrarás la armonía entre el deleite para tus sentidos y la sostenibilidad de nuestro olivar, donde el ser humano y la naturaleza trabajan juntos para ofrecerte el mejor aceite de oliva virgen extra del mundo."

Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?